Seguidores

20 de agosto de 2014

EL MALENTENDIDO de Irène Némirovsky


  • Nº de páginas: 160 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: S.A.) SALAMANDRA (PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788498385076
  • Traducción del francés: José Antonio Soriano Marco




SINOPSIS:

Descendiente de una familia de la gran burguesía francesa venida a menos durante la Primera Guerra Mundial, Yves Harteloup conoce a Denise, la bella y joven esposa de un antiguo compañero del hospital militar, durante unas vacaciones en Hendaya, en la costa vasca. Será el inicio de una apasionada relación que continuará cuando ambos regresen a París, si bien allí el idilio de verano se dará de bruces con la cruda realidad. Mientras Yves retoma su modesta rutina de oficinista, Denise, ociosa en su mansión, aguarda con impaciencia a que él salga del trabajo. El amor que parecía indestructible comienza a agrietarse. Incapaz de seguir el ritmo de vida de su amada, Yves se hunde en la melancolía, y Denise, atormentada por el muro de hermetismo que se alza ante ella, pergeña un último y desesperado intento por avivar el interés de Yves y conservar así la felicidad que ha conocido junto a él.




LA AUTORA: Irène Nemirovsky


Dejo el enlace a la entrada "El Baile" , el primer libro suyo que leí y en la que hablo de la autora más extensamente. Aquí.






MIS IMPRESIONES:

Nuevamente vuelvo a disfrutar de la lectura de una obra de Nèmirovsky y una vez más tengo la sensación al leerla de estar viendo un clasicazo en B&N, ya tuve esta impresión con otras novelas suyas. Y es que la autora recrea a la perfección el ambiente sofisticado y bohemio de la clase alta parisina totalmente despreocupada, pero también el choque que conlleva a la protagonista la relación con una persona atormentada por la experiencia de la guerra (la I Guerra Mundial) y su degradación de clase al haberlo perdido todo y tener que empezar de cero como un simple oficinista, lo que lleva a que la novela, efectivamente, se convierta en un ensayo psicológico y social sobre el amor.

"El malentendido" es la primera novela de Irène Nemirovsky. Se publicó en la revista Les Oeuvres Libres en 1926 y se editó en forma de libro en 1930.
La novela, reúne algunos de los temas predilectos de la autora: la levedad de la pasión amorosa, el resentimiento social, la decadencia de la clase acomodada en el París de los años veinte y la nostalgia por el paraíso perdido.

Se lee muy bien y me enganchó desde el principio con su narración exquisita y su estructura en capítulos cortos que conforman una historia redonda cuyo interés va en aumento hasta llegar a un final realista que cierra perfectamente la novela.

Sigo encantada con esta autora y desde luego que la recomendación de su lectura me parece acertadísima para disfrutar de una buena historia y de una buenísima escritura, además sus novelas suelen ser cortas así que no se hacen pesadas y se leen en un santiamén.






"Los días iban pasando y él no le decía nada, no intentaba besarla, ni siquiera se permitía retener sus suaves y temblorosas manos entre las suyas más tiempo del necesario. Ives era demasiado feliz; con una especie de terror supersticioso, temía las palabras como a un maleficio. Saboreaba aquel instante de su vida como un manjar, un hermoso e inesperado regalo que el destino le hacía: el ocio, el descanso, el mar y aquella encantadora mujer. Por el momento, le bastaba con su mera presencia. En lugar de pesarle, su larga castidad se le antojaba tan valiosa como una infancia recuperada; el deseo que sentía por ella le causaba uno de esos deliciosos sufrimientos que nos esforzamos en prolongar, como cuando en pleno verano tenemos sed pero nos divierte mantener largo rato junto a los labios un vaso  de agua helada perlado de frías gotitas y no beber. Yves había vivido y amado lo suficiente como para valorar con acierto sus sentimientos; los cultivaba egoísta, celosamente, como flores raras. Era extraño, pero tenía una confianza absoluta en Denise... Las miradas de otros hombres por la mañana, en la playa, o de noche, cuando ella aparecía en el vestíbulo del hotel con un vestido escotado y un collar de diamantes, no le producían la menor inquietud: estaba seguro de Denise; intuía que la había conquistado, sometido, tranquilizado con su fingida indiferencia, que cuanto callaba la ataba a él con mayor fuerza que los más apasionados juramentos de amor. Yves esperaba, pero no por mero cálculo, sino por una especie de pereza inanata en él y que, en esa ocasión, le resultaba más útil que cualquier acto o palabra."




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...